Bienvenido a la segunda época de esta bitácora

Un día, la bitácora que había anteriormente aquí colapsó como si de una supernova se tratara. Como sabes, en el corazón de las primeras estrellas se formó la mayor parte de los elementos químicos que existen. En un momento dado, estas primeras estrellas explotaron y los átomos de todos esos elementos se dispersaron por el universo entero. Tanto es así que nuestros cuerpos contienen los átomos de carbono o de sodio de aquellas poderosas estrellas. Por eso se dice que estamos hechos, literalmente, de polvo de estrellas. A la anterior bitácora le pasó lo mismo. Un día, dejó de existir, pero los elementos que fraguó se dispersaron y algunos se mantienen vivos en ésta nueva. Otros formarán nuevos contenidos.

 

Si recuerdas, en la anterior bitácora se hablaba fundamentalmente de periodismo y comunicación, con especial atención a la comunicación científica. La actual, para no ser menos y honrar a su antecesora, hará lo mismo.

 

Espero que no te decepcione y que tarde en explotar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *